Debe ser algo aterrador y devastador escuchar que su hijo acusa un defecto o lesión de nacimiento. Todo padre espera, sueña y desea que su chico nazca completamente sano.
Lamentablemente, si ha llegado hasta esta página, usted o alguno de sus seres queridos puede encontrarse en medio de esta terrible situación. El saber que no es el único puede resultar de gran ayuda: muchos padres e hijos están afrontando los mismos retos que usted.

Las investigaciones muestran que los defectos o lesiones de nacimiento suceden entre 2 y 7 partos de cada 1000. Si usted está buscando respuestas básicas y concretas sobre este tema, hay algunos recursos que pueden resultarle de mucha utilidad. Sólo haga click sobre este enlace.

Además, usted también puede estar teniendo todo tipo de dudas legales. Uno de nuestros abogados litigantes de New Jersey especializado en defectos y lesiones de nacimiento le ayudará a responder algunas de las inquietudes sobre si el estado actual de su hijo fue causado por una negligencia médica.

A continuación las respuestas a las preguntas más comunes que los ciudadanos se hacen en relación a defectos y lesiones de nacimiento. Esperamos que les sean de ayuda.

¿Cuáles con los defectos o lesiones de nacimiento más comunes?

Entre las lesiones de nacimiento más serias, la parálisis cerebral y la de Erb son las más comunes.

Parálisis Cerebral – La parálisis cerebral describe un grupo de complicaciones que afectan los movimientos del cuerpo y la coordinación muscular. Los niños que resultan afectados por este trastorno experimentan dificultades a la hora de llevar a cabo actividades cotidianas como caminar, hablar, jugar o comer.
Desafortunadamente no es curable, pero tampoco es contagiosa y no empeora con el paso del tiempo. En la mayoría de los casos, esta complicación se da a causa del daño que reciben una o más áreas del cerebro del infante durante el desarrollo fetal, trabajo de parto o una vez que ya ha nacido.

En el 10% de los casos, la parálisis cerebral es producto de la pérdida de oxígeno durante el alumbramiento. En un caso de negligencia médica, este defecto o lesión de nacimiento puede ser causado cuendo el bebé permanece en el canal de parto por demasiado tiempo, los fórceps son usados inapropiadamente o la extracción por ventosa es usada de manera excfesiva. Haga click a continuación para obtener más información sobre casos de parálisis cerebral en New Jersey.

Parálisis de Erb – Es una forma común de parálisis braquial (parálisis de brazo) y está referida a una lesión en el quinto y sexto nervio cervical perteneciente a la región plexo-braquial, que alberga un grupo de nervios que van de la médula espinal hasta los brazos.
En otras palabras, afecta al grupo superior de nervios principales del brazo causando su inmovilización. La parálisis de Erb afecta la parte superior del brazo del bebé y la rotación de su respectiva parte inferior. Otras clases de parálisis braquial son la plexo-braquial, que afecta la parte superior del brazo, y la parálisis de Klumpke, que compromete la mano.

La parálisis de Erb es a menudo causada por una dystocia de hombro, que no es más que una complicación a la hora del parto que puede ocurrir si los hombros del bebé se atoran entre los huesos de la pélvis de la madre.
En un caso de negligencia médica, este defecto o lesión de nacimiento puede darse cuando el doctor usa una fuerza mal direccionada en sus intentos de reposicionar al niño, desgarrando sus nervios.

Hematomas Temporales o Hinchazón – Hay ocasiones en las que el uso de fórceps o ventosas extractoras durante el parto causan hematomas en el rostro, cabeza o cuero cabelludo. En otras, los pequeños vasos sanguíneos de los ojos del bebé se rompen, provocando la aparición de una brillante franja roja alrededor del iris.
En la mayoría de los casos no hay riesgo de daño permanente, y la hinchazón, hematoma o franja roja desaparece dentro de las dos semanas siguientes. Sin embargo, en raras oportunidades, el mal uso de estos fórceps de extracción pueden provocar una lesión o defecto permanente al momento del parto.

Fracturas – La fractura de clavícula es muy común durante las labores de alumbramiento, en especial si estamos ante un caso de parto de nalgas (breech delivery). En un caso de negligencia médica, esta lesión de nacimiento puede ser provocada cuando un doctor incurre en error mientras el bebé está atravesando por el canal de alumbramiento, lo quede derivar en el uso impropio o excesivo de la fuerza.

Parálisis Facial – Si el nervio facial del bebé está comprimido o se lastima durante el parto, el recién nacido puede sufrir de parálisis facial. Cuando llore, habrá una parte de su rostro que no se moverá. En la mayoría de los casos, los efectos son temporales. En un caso de negligencia médica, esta lesión o defecto de nacimiento puede ser provocado por el mal uso de fórceps durante el alumbramiento.

Daño Cerebral – La falta de irrigación de oxígeno al cerebro puede provocar daño cerebral permanente, lo que se traduce en autismo, retraso mental u otros trastornos. Aquellos casos donde existe una total privación de oxígeno en el cerebro -fenómeno conocido como anoxia- pueden provocar daños en el sistema nervioso del bebé.
El uso de fórceps o ventosas durante el parto también puede ser causante de esta seria complicación. En un caso de negligencia médica, esta lesión o defecto de nacimiento puede deberse a una carencia de irrigación sanguínea, de oxígeno, o de un trauma por la excesiva aplicación de fuerza. Haga click aquí para obtener información orientada a padres que conviven con casos de lesiones cerebrales.

¿Por qué suceden los defectos o lesiones de nacimiento?

Algunas de las razones más comunes por las que ocurren daños durante el parto son las siguientes:

Pérdida de oxígeno

• El cordón umbilical está comprimido, doblado o enredado alrededor del cuello del bebé.
• El bebé permanece durante mucho tiempo sin poder salir.
• El bebé inhala su propio meconio (materia fecal) y fluidos amnióticos, fenómeno conocido como Síndrome de Inhalación Meconial.
• Un doctor introduce un conducto de oxígeno de manera inapropiada.

Errores por negligencia médica

• No ordenar pruebas específicas durante el embarazo y/o no interpretar los resultados de forma correcta.
• No ejecutar una cesárea en el momento que corresponda.
• No estar atento a los signos vitales y/o molestias que presente la madre o el bebé durante o después del alumbramiento.
• Uso excesivo o inapropiado de la fuerza durante el parto.
• Uso excesivo o inapropiado de dispositivos como fórceps o ventosas.
• No diagnosticar y tratar correctamente las complicaciones que pudiera presentar el bebé luego de llegar a este mundo.

Un parto complicado puede incrementar las posibilidades de que algo salga mal. Las investigaciones han identificado varios factores potenciales de riesgo en la formación de lesiones o defectos de nacimiento.
Algunos de éstos pueden ser:

• Que el bebé pese más de 9 libras
• Que sea un parto de nalgas (Breech)
• Que el bebé sea demasiado grande para salir de manera natural
• Que la labor sea sospechosamente corta, provocando lesiones en el bebé, o larga, aumentado la necesidad de una cesárea
• Que el bebé llegue a este mundo mediante una operación vaginal o cesárea, alumbramiento vía fórceps, episiotomía o extracción por ventosa

¿Todos los defectos y lesiones de nacimiento son resultado de negligencia médica?

No, no todos los defectos o lesiones de nacimiento son causados por negligencia médica. Algunas veces, aunque los doctores tomen todas las precauciones necesarias, pueden surgir problemas serios.
Por otro lado, si su médico no tuvo cuidado o no ordenó las pruebas y exámenes correspondientes, pasó síntomas y signos de advertencia por alto, o no revisó convenientemente la historia médica, podemos estar ante un potencial caso de negligencia médica.

Si mi doctor no hizo el descarte de este tipo de lesiones al feto mientras estaba embarazada, ¿se considera negligencia médica?

Es posible. Si hubo signos de complicaciones durante su embarazo y su médico no investigó a fondo la causa de los mismos, puede que estemos ante un caso de negligencia médica.
En añadidura, muchos defectos durante el parto pueden ser actualmente detectados con un simple análisis de sangre o una prueba de ultrasonido. Algunos de ellos son:

* Espina bífida (falta de protección de la médula espinal ósea).
* Síndrome de down.
* Enfermedad de Tay-Sachs (degeneración del sistema nervioso).
* Thalassemia (falta de glóbulos rojos en la sangre).
* Fibrosis cística (enfermedad que afecta las glándulas sudoríparas y salivales).
* Anemia de células falciformes (condición que dificulta la circulación sanguínea).

Si su hijo vino a este mundo con un defecto de nacimiento que pudo haberse prevenido o detectado a través de un correcto seguimiento prenatal, usted puede haber sido víctima de negligencia médica.
Uno de nuestros abogados de New Jersey especializado en estos temas puede ayudar a los padres a determinar si la lesión o defecto en cuestión es causa de negligencia médica.

¿Por qué es importante dar a conocer su testimonio sobre este tema?

Usted no esta solo en esto. Toda información sobre lesiones y defectos de nacimiento motiva a otros y ayuda a incrementar la toma de conciencia. Mientras más gente lea y se entere de este tipo de casos, más se sabrá al respecto y se conocerán los enormes retos y sacrificios que afrontan los padres e hijos diariamente.

Queremos saber su historia sobre este tema, y sabemos que otras personas también. Si usted nos manda su testimonio, lo publicaremos de manera anónima y le invitaremos a que ocupe el puesto de escritor invitado en el blog del Estudio de Abogados Mininno.
Esperamos que se anime a compartirlo con los demás en aras de ayudarles durante este difícil proceso.

Otro recurso importante donde puede contar su historia e incrementar la toma de conciencia sobre defectos y lesiones de nacimiento es www.selfgrowth.com

¿Tiene alguna otra pregunta? Permítanos ayudarle gratuitamente

Hemos intentado responder algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen los ciudadanos cuando empiezan a considerar la contratación de los servicios de un abogado especializado en negligencia médica.
En añadidura, estamos dispuestos a responder cualquier otra inquietud que usted pueda tener: lo único que tiene que hacer es ponerse en contacto con Messa & Associates, P.C. y enviarla mediante el formulario de evaluación gratuito ubicado en el lado izquierdo de esta página.

O, si lo que prefiere es hablar inmediatamente con un abogado de New Jersey especializado en negligencia médica, llámenos sin costo alguno al (856) 833-0600.
Si desea hablar con un abogado de Philadelphia, puede llamar al (215) 567-2380.

(c) Copyright 2011 Messa & Associates, P.C.