Algunos meses atrás nuestros abogados especializados en abuso en residencias escribieron un artículo sobre una mujer en Arizona que se las arregló para escapar del abuso de sus cuidadores. Ruthann Jacox, una mujer de 64 años de edad que padecía de esclerósis múltiple y había estado postrada en una cama durante dos largos años, era atendida por Lea Marie Hughes y su novio Gilbert Pierre Peralta Jr. Cuando una visita fue a la casa Jacox le pidió que por favor le tomara una foto a su espalda, pues se encontraba completamente cubierta de escaras que llegaban hasta el hueso, y le rogó que pidiera ayuda a las autoridades y al hospital más cercano. Enterada de ello, la policía comenzó a investigar el caso y descubrió que Hughes le estaba limitanto tanto la comida como la bebida a sólo un 25% de lo que necesitaba realmente. Jacox escribía un diario de todo el abuso que padeció mientras estuvo bajo el cuidado de este par.

Peralta declara que las autoridades han distorsionado los hechos

abogados abuso residencias new jersey philadelphia caso ruthann jacox arizonaDesafortunadamente, aún cuando fue separada de sus cuidadores y trasladada a un centro en el que sí se le daba la atención apropiada, Jacox terminó pasando a mejor vida el pasado 8 de noviembre en el Tucson Medical Center. Las autoridades afirman que además, la pareja sacó todo el dinero de la cuenta y de las tarjetas de crédito de la víctima, pero Peralta asevera que la verdadera historia de lo que le pasó a la mujer dista mucho de la que ha sido publicada: manifestó que tanto él como ella querían a Jacox como si fuera de su propia familia y que no abusaron en lo más mínimo de ella, aunque aceptó que no podría poner las manos al fuego por lo que hacía su pareja durante las 12 ó 15 horas que salía de la casa para trabajar y no quiso decir nada sobre los alimentos que le administraban, afirmando que solía prepararle sandwiches de huevo en las mañanas hasta que Jacox le dijo que prefería que fuera la chica quien se hiciera cargo de esto. También dijo que no se percató de la pérdida de peso y que asumió que cualquier complicación era producto de la esclerósis múltiple que padecía. En añadidura, mencionó que fue él quien se dio cuenta de las escaras en su espalda y que, preocupado, tomó la decisión de llevarla a un hospital: “cuando ví las heridas dije vamos a ponerla en su silla de ruedas, llevémosla a un hospital para que la revisen”. Dijo además que fue él quien la metió en el auto y la chica la llevó al hospital mientras Peralta se quedó en casa haciéndose cargo de los hijos de la víctima.

Con respecto a las cuentas, afirma que nunca tomó un centavo demás de Jacox, que ella le daba entre $50 y $60 dólares de vez en cuando para que pague las cuentas de la casa y ponga gasolina a su auto, pero que siempre se los devolvía. Clama que Hughes le habría dado la tarjeta de crédito para que retirara dinero, pero con el consentimiento de la paciente… “la versión que ellos han dado no tiene nada que ver con la real… Ruthann era mi mejor amiga, y yo la he cuidado tan bien como he podido”.

Abogados de Abuso en Residencias en New Jersey y Philadelphia

Si usted es testigo de alguna negligencia cometida en contra de sus seres queridos, si ha notado marcas extrañas, moretones, cicatrices, o escaras, o si sospecha que el servicio brindado raya lo negligente, abusivo o poco profesional, nuestros profesionales especializados en la materia están a su disposición para absolver todas sus dudas. Por favor, póngase en contacto con el Estudio de Abogados Mininno para una evaluación gratuita de su caso o llámenos al (856) 833-0600 en New Jersey, o al (215) 567-2380 en Philadelphia.