Hace algún tiempo hablamos del cuidado de personas mayores. Se mencionó cómo un simple resbalón y caída puede que a nosotros no nos cause mucho daño, pero en ellos puede tener consecuencias graves y hasta fatales. Discutamos entonces los riesgos relacionados con las caídas de pacientes de avanzada edad.

Las caídas son algo común en todos nosotros. De niños, nos caemos jugando o haciendo otras actividades… y hasta nos reímos cuando sucede: el cuerpo de un menor es altamente flexible y los huesos rara vez sufren algún daño, incluso si la caída es severa. Desafortunadamente, mientras vamos envejeciendo, nuestra fragilidad crece con nosotros. Cuando una persona adulta se cae, el cuerpo tiende a presentar molestias por días e incluso semanas. Pero, nuevamente, nuestros huesos resisten el impacto.

Sin embargo, cuando una persona de avanzada edad se cae existe un tremendo riesgo de lesiones fatales pues su cuerpo es extremadamente más frágil. Hasta hace poco, la correlación entre envejecimiento y la severidad de la lesión producto de una caída era algo de conocimiento público.
No obstante, un estudio reciente ha demostrado que existe otro factor que también aumenta el riesgo de consecuencias severas cuando una persona mayor se cae: estamos hablando de ‘dolor crónico’ (chronic pain).

¿Qué factores influyen en todo esto?

Hay muchos que deben ser considerados. Por ejemplo, los estudios demuestran que el aumento de la edad, mala salud y medicación incorrecta aumentan enormemente en riesgo de caídas en personas mayores. Pero no fue hasta hace poco que los investigadores coincidieron en señalar al ‘dolor crónico’ como otro factor.
En un artículo publicado por el Journal of the American Medical Association, se examinaron a 749 pacientes de 70 o más años de edad durante un periodo mayor a dos años. Los resultados dejaron claro que el ‘dolor crónico’ incrementa el riesgo de caídas en un 50%. En otras palabras, aquellos que lo padecen son 1.5 veces más propensos a caerse y lastimarse severamente.

¿Qué debo hacer para cuidar a mis seres queridos?

Poner mucha atención en sus familiares. Esa es probablemente la recomendación más importante que debe tener en cuenta. Asegúrese de que sus padres y/o abuelos residen en un ambiente seguro con escaleras macizas, pasamanos, rampas y pisos bien cuidados. Si alguno de sus seres queridos es paciente de alguna institución de cuidado de personas mayores (nursing home), no pierda detalle: si ocurre una caída, incluso si ésta no parece seria, llame a un doctor inmediatamente para que revise las posibles consecuencias. Recuerde que más vale prevenir que curar.

Si algo le sucediera a uno de sus seres queridos mientras residen en un centro de cuidado para personas mayores, lo primero que debe hacer es llamar a un doctor. Lo siguiente es ponerse en contacto con un abogado especializado en abuso en el cuidado de pacientes.
Sus familiares merecen seguridad y las mejores atenciones posibles. Si no las está recibiendo, háganoslo saber cuanto antes. Nuestros experimentados abogados de New Jersey están a su entera disposición. Llame al (856) 833-0600 en New Jersey o al (215) 567-2380 en Pennsylvania.