A causa del reciente retiro de varios modelos de Toyota del mercado, un nuevo proyecto de ley lanzado el pasado jueves por el Energy and Commerce Committee se centra en seguridad vehicular. Henry Waxman (D-Calif), presidente del mismo, lanzó una propuesta legislativa que podría reforzar la seguridad en los vehículos y las normativas de la National Highway Traffic Safety Administration.
Los abogados litigantes de New Jersey y Philadelphia apoyan esta legislación de manera incondicional. Afortunadamente, los encargados de revisar las leyes votaron a favor de reforzar la seguridad vehicular luego de que Toyota retirara más de 8 millones de coches del mercado por un sinnúmero de razones.

Los cambios propuestos incluyen modificaciones drásticas de las leyes de seguridad vehicular que actualmente se encuentran vigentes. Quizás la más grandes de ellas sería la instalación de ‘cajas negras’ en todos los coches y camiones nuevos. Éstas grabarían los datos suscitados en cada accidente y sería más fácil reconstruir los eventos previos al mismo. Esto es algo por lo que los abogados litigantes de New Jersey y Philadelphia han estado peleando desde hace algún tiempo.

También está incluida la eliminación del límite en penas civiles que pueden ser aplicadas a los fabricantes. En añadidura, la nueva legislación permitiría que la NHTSA retire un automóvil de forma inmediata, aduciendo “riesgo inminente de muerte o lesión de gravedad”. La responsabilidad de retirar un coche del mercado recae actualmente en manos de los fabricantes, por lo que no sorprende que Toyota demorara tanto en hacerlo.

El plan establece un impuesto de $3 por el uso de un vehículo, dinero que irá directamente a las arcas del NHTSA, una entidad de la que se conoce que no cuenta con los recursos ni con los equipos necesarios para investigar problemas serios de seguridad. Ellos aseguran que la ingeniería y avances tecnológicos de la actualidad permiten a los fabricantes hacer los coches más seguros. El impuesto podría incrementarse a $9 en el tercer año de la aplicación del programa. Además, el plan demanda que un ejecutivo norteamericano relacionado con el tema verifique la información enviada al NHTSA en respuesta a una investigación.

Si uno de estos ejecutivos es pillado ingresando información falsa podría ser multado hasta con $250 millones. Finalmente, la nueva legislación apunta a establecer nuevos estándares de seguridad en frenos, aceleradores, dispositivos electrónicos, etc. Se espera que la comisión de Waxman sostenga una conferencia durante esta semana, y que el congreso evalúe este proyecto legislativo a fines de año.

La seguridad vehicular es un asunto de suma importancia, y una correcta legislación que ayude a incrementarla es algo que todos anhelamos. Desafortunadamente, ésta todavía no existe y los fabricantes de coches no tienen ninguna presión para invertir más dinero en tema de seguridad. Como resultado, todos los días la gente sufre accidentes o choques debido al uso de automóviles defectuosos.

Si usted o alguno de sus seres queridos ha padecido las consecuencias del uso de un vehículo defectuoso, es de suma importancia que busque ayuda legal. Nuestros profesionales del Estudio de Abogados Mininno están a su servicio.
Contáctenos para una evaluación gratuita o llámenos al (856) 833-0600 en New Jersey, o al (215) 567-2380 en Philadelphia.