Keith Theobald era un saludable padre de dos chicos, hasta que un conductor imprudente chocó por detrás a su camioneta y la hizo volar junto a él nada menos que cuatro carriles, estrellándose después contra un grupo de árboles. Los paramédicos llegaron rápidamente y encontraron a Keith colgando de cabeza en uno de ellos. Estaba paralizado del pecho para abajo…

Ya en el hospital, Keith estaba consciente y aún podía mover sus brazos. Tanto él como su esposa afrontaron esta nueva condición y empezaron a ver cómo solucionar este problema, y seguir adelante con sus vidas.
Los doctores a cargo les informaron que una operación podría mejorar las cosas, así que Keith aceptó someterse a una cirugía. Una vez que ésta llegó a su fin y él despertó no sólo seguía paralizado, sino que además había perdido la visión en ambos ojos y ya no podía usar sus brazos. Los registros de la intervención quirúrgica mostraron que una serie de errores fatales, que tuvieron lugar durante la cirugía, derivaron en la falta de oxigenación del paciente, lo que provocó la ceguera y la parálisis extendida. Keith, ahora ciego y completamente paralizado, necesita atención las 24 horas del día por el resto de su vida.

La familia Theobald fue a juicio y buscó recuperar los daños causados por los doctores de Keith. Pero no obstante la increíble evidencia de negligencia médica, la Corte Suprema de Ohio falló 6 a 1 a favor de los doctores librándoles de toda responsabilidad.
El veredicto dictaminó que dado que habían estudiantes de medicina mirando y ayudando durante la operación, los doctores que llevaron a cabo la cirugía estaban actuando como empleados estatales en la modalidad de profesores de la Universidad de Cincinnati, y por consiguiente eran inmunes a las demandas por negligencia médica.

¿Pueden hacer eso?

De acuerdo, los médicos bien remunerados y cirujanos que acceden ayudar a una Universidad Estatal enseñando medicina a sus estudiantes (sin compensación económica) son considerados empleados estatales.
Aunque los doctores no estaban siendo remunerados como empleados estatales, la Corte falló dándoles la misma inmunidad que tienen la mayoría de empleados estatales de Ohio. Keith, sin saberlo, al ir con estos médicos, estaba renunciando a su derecho a un juicio en el Tribunal de Causas Civiles. A la familia Theobald se le dijo entonces que tenían que llevar su caso ante el Tribunal Jurídico, lo que significa:

• Ausencia de un jurado
• Jueces designados por el Estado
• Compensación máxima de $250000, sin importar la severidad de los daños
• El dinero no será cancelado por las compañías médicas aseguradoras

En el fallo de 6 a 1, llamado el ‘fallo Theobald’, el voto a favor lo realizó un juez que alegó (sin éxito) que la inmunidad estaba pensada para los errores que cometieran los estudiantes, y no los de los médicos-profesores.
También argumentó que los pacientes deberían ser avisados cuando los procedimientos van a ser realizados por personal ‘empleado por el Estado’, y que deben estar completamente conscientes de que están renunciando a su derecho de ir a juicio si algo sale mal.

¿Dónde está la justicia?

En un final desgarrador, la familia Theobald nunca llegó a estar ante una Corte. Luego de la terrible experiencia ante la Corte Civil, apelaron ante la Corte Jurídica sólo para que su demanda sea rechazada debido a que se había vencido el tiempo para presentarla.
Keith y su esposa Jacqueline no recibieron compensación alguna por los daños y perjuicios causados por negligencia médica, y ahora deben afrontar los gastos sin ningún tipo de ayuda económica. ¿Esto es justicia?

Los abogados de New Jersey y Philadelphia especializados en negligencia médica continuarán luchando por víctimas como Keith. Si usted o un ser querido se ha visto afectado por la falta de cuidado del personal médico a cargo, necesita actuar cuanto antes. No deje que el paso del tiempo sea la razón para que pierda su derecho a reclamar compensación económica.
Contáctenos para una evaluación gratuita de su caso o llámenos al (856) 833-0600 en New Jersey, o al (215) 567-2380 en Philadelphia.