abogados new jersey philadelphia maltrato abuso residencias caidas resbalones generan serias lesiones

Si usted o alguno de sus seres queridos ha sufrido una caída debido a negligencia o abuso del personal de una residencia de NJ o PA, contáctenos para una evaluación gratuita de su caso.

La caída o resbalón de un paciente de una residencia puede traer consigo consecuencias muy serias en su calidad de vida. Cada año, la media de estos incidentes en residencias es de una ó dos caídas por paciente. Alrededor de 1,800 adultos mayores que pasan sus días en estos centros mueren anualmente por lesiones relacionadas con caídas.
Aquellos que sufren este tipo de accidentes, y sobreviven, desarrollan graves heridas y complicaciones que reducen en gran medida su calidad de vida. Los residentes tienen derecho a vivir el tiempo que les queda con dignidad, e incidentes evitables como las caídas impiden que lo hagan y aceleran su muerte.

¿Qué tan serias son estas caídas?

Las caídas en las residencias pueden causar lesiones graves entre las que se encuentran fracturas y traumas cerebrales. Muchas veces, el paciente de una residencia que sufre una fractura no posee las condiciones necesarias para ser sometido a procedimientos quirúrgicos correctivos.
Las caídas degeneran en discapacidad, disminución radical de funciones motrices y reducción de calidad de vida. El miedo a caerse puede provocar invalidez, depresión, sensaciones de impotencia, y aislamiento social.

¿Por qué las caídas ocurren sobre todo en residencias?

Caerse puede bien ser un signo de otros problemas de salud. Los pacientes de una residencia son, por lo general, más frágiles e inestables que otros adultos de la comunidad. El problema es que estos centros de cuidado . Además, sus empleados suelen tomar atajos que provocan accidentes en los residentes.

Los pacientes son generalmente mayores, con condiciones de salud crónicas, y tienen dificultad para caminar. En añadidura tienen problemas al pensar o de memoria, dificultades para llevar a cabo las actividades propias de cada día, y necesitan ayuda para valerse por sí mismos. Desde luego, estas son algunas de las razones por las que la familia confía y acepta el cuidado ofrecido por las residencias.
Cuando esto se da, las instituciones de este tipo tienen el deber de dar a conocer las probabilidades que existen con respecto a las caídas, y de comunicarse con los responsables para tomar medidas en aras de prevenir resbalones y caídas evitables.

¿Cuáles son las causas más comunes de caídas en residencias?

Las residencias saben que la debilidad muscular y los problemas al caminar son las causas más comunes de caídas entre los pacientes. Situaciones de riesgo como pisos húmedos, iluminación insuficiente, altura de cama incorrecta, y sillas de ruedas inseguras o sin mantenimiento también entran en esta categoría. Los medicamentos suelen incrementar el peligro de caídas y lesiones relacionadas con ellas.
Otras causas podrían ser la dificultad de moverse de un lugar a otro (por ejemplo, de la cama a la silla), cuidado inadecuado del pie, zapatos que no son de la talla apropiada, y el uso incorrecto de las muletas.

Es obligación de estos centros entender y considerar estos factores a la hora de desarrollar estrategias individuales para prevenir que el paciente se caiga o resbale, y así evitar situaciones relacionadas con abuso en residencias.

¿Cómo podemos prevenir las caídas en las residencias?

La prevención de caídas se basa en la combinación de tratamientos médicos, rehabilitación y cambios en la infraestructura. Las medidas más efectivas incluyen diversos factores:

1. Asesoramiento del personal de la residencia con respecto a la admisión del paciente previa evaluación del grado de riesgo de caídas del mismo.

2. Asesoramiento del personal de la residencia luego de una caída para identificar y prevenir factores de riesgo, y discutir las condiciones médicas a aplicarse.

3. Educar al personal de la residencia y a la familia sobre los factores existentes de riesgo de caídas y estrategias de prevención.

4. Hacer cambios en la residencia para que a los residentes les sea más fácil moverse de manera segura. Tales cambios deben incluir la instalación de pasamanos, poner tapas en las tazas del baño, disminuir la altura de las camas, e instalar barandillas en los pasillos.

5. Establecer cronogramas de uso de los servicios higiénicos para que los residentes no intenten ir sin la ayuda del personal.

6. Usar dispositivos como alarmas que se activen cuando los residentes intenten levantarse de la cama o moverse sin ayuda.

¿La inmovilización ayuda a prevenir las caídas?

Una de las creencias más erróneas es aquella que se tiene de que las inmovilizaciones reducen el riesgo de caídas o lesiones producto de éstas. Las inmovilizaciones no deben ser usadas como una estrategia de prevención: la verdad es que incluso aumentan el riesgo. Limitar la libertad del residente para moverse libremente debilita sus músculos y reduce sus funciones físicas.
Es más útil que los doctores ordenen bajar un poco la altura de las camas y mover los felpudos sobre los que los pacientes se mueven para prevenir lesiones causadas por caídas.

Abuso en Residencias de NJ o PA: Estudio de Abogados Mininno

Los profesionales especializados en maltrato y abuso en residencias pertenecientes al Estudio de Abogados Mininno luchan de manera frontal a favor de aquellos afectados por el tratamiento negligente que tiene lugar en las instituciones de nuestra nación.
Si usted o alguno de sus seres queridos ha resultado víctima de negligencia o abuso en residencias, póngase inmediatamente en contacto con el Estudio de Abogados Mininno para una evaluación gratuita de su caso. También puede llamarnos sin costo alguno al (856) 833-0600 en New Jersey o al (215) 567-2380 en Philadelphia.

Pelearemos con todas las armas legales a nuestra disposición para conseguir la compensación económica que su familia se merece.