Todos los padres son los mayores fanáticos de sus hijos. Nosotros los vemos jugar, los animamos y apoyamos a sus respectivos equipos. Nos preocupamos de que puedan sufrir algún golpe, pero rara vez se nos pasa por la cabeza que puedan ser víctimas de una lesión permanente… hasta ahora.
Con toda la atención mediática que existe recientemente sobre este tema, no hay nada que discutir: las concusiones en los niños pueden tornarse en lesiones de por vida.

Los atletas son los que corren un mayor riesgo sólo por la naturaleza tan competitiva del deporte que practican. Esta es la razón por la que muchos de ellos tienen carreras cortas y en el peor de los casos, sufren de problemas al cerebro cuando se vuelven mayores.

Si hablamos de concusiones en niños, el peligro es aún mayor. El cerebro de un menor es más frágil que el de un adulto y, en los tiempos que corren, los más jóvenes son más competitivos y osados. Las apuestas son mayores.
En tres días de artículos publicados por el diario Star-Ledger de New Jersey, los escritores abordaron el tema de concusiones en niños. Esta serie de artículos echó un vistazo a este serio problema. A continuación un pequeño resumen.

Niños y Concusiones: Primera Parte

En la primera parte de esta serie, el señor Matthew Stanmyre y la señora Jackie Friedman pertenecientes a la editorial del diario de New Jersey Star-Ledger abordan el impacto de las lesiones craneales en los atletas jóvenes, las medidas que se están tomando para protegerlos y otros aspectos que se deben tener en cuenta para evitarlas.
Hecho: más de 400000 concusiones ocurrieron en las universidades estadounidenses durante el periodo académico 2008-09.

¿Por qué sucede esto? Podrían citarse razones como la falta de experiencia médica de los entrenadores, atletas con dolencias que se empeñan en seguir jugando y la prisa de los padres por llevar a sus hijos de vuelta al campo de juego sin que una lesión haya sido totalmente superada.
Si su hijo resultó lesionado, ¿qué tan pronto lo llevaría de vuelta a los entrenamientos?

Niños y Concusiones: Segunda Parte

En la segunda parte, Matthew Stanmyre y Jackie Friedman hablan de los peligros de estar en un equipo competitivo de porristas. ¿Usted piensa que animar a un equipo es seguro? Piénselo nuevamente. Por fuera puede parecer la competencia física más segura de todas, pero no lo es tanto.
Las porristas se someten a enormes sesiones de entrenamiento para ser capaces de levantar y lanzar a otras al aire sin que hayan riesgos, pero los accidentes pueden suceder.

Niños y Concusiones: Tercera Parte

En el tercer artículo, encontramos la respuesta a la pregunta más importante: ¿Qué medidas se están tomando para proteger a los nuestros, sobre todo a nivel local? Pues los doctores y entrenadores están trabajando sin descanso en este tema. El artículo apunta al curso S.A.F.E.T.Y. Rutgers que brinda a los entrenadores nociones sobre enseñanza básica y conocimientos sobre seguridad.
En las universidades, los atletas pasan por un examen neuro-psicológico llamado “ImPACT Testing” luego de sufrir lesiones en la cabeza.

¿Tiene alguna pregunta? Nosotros podemos ayudarle

Aunque algunas lesiones craneanas son más serias que otras, no existen diagnósticos tales como “pequeñas lesiones en la cabeza”. Las consecuencias de las heridas más pequeñas pueden ser muy graves, tales como pérdida de memoria o depresión. En algunos casos, estas lesiones pueden derivar en un trágico caso de homicidio culposo.

Nuestros abogados de New Jersey pueden responder sus dudas en inquietudes sobre lesiones personales y otros temas. En el Estudio de Abogados Mininno, contamos con experimentados profesionales litigantes que lidian con este tipo de situaciones a menudo.
Llámenos al (856) 833-0600 en New Jersey o al (215) 567-2380 en Pennsylvania.