Consejo práctico para el tratamiento de escaras y llagas de presión

Aún sabiendo que el tratamiento de escaras puede resultar bastante complicado y desafiante, no debemos olvidar que la prevención y un exhaustivo cuidado de la herida siempre es la mejor opción. Desafortunadamente, muchos pacientes son víctimas de escaras y llagas de presión causadas por el personal mal entrenado o poco calificado presente en los centros especializados en el cuidado de personas mayores.
Aunque este personal médico asevere que se está haciendo todo lo posible para resolver el problema, existen algunas maneras prácticas que pueden ser llevadas a cabo por los mismos familiares para asegurarse de que estas escaras, potencialmente fatales en muchos casos, no empeoren.

Lo primero que hay que saber, es que los residentes que desarrollen escaras o llagas de presión deben ser trasladados lo antes posible a un centro médico. Ahora bien, si el paciente se encuentra atravesando la primera fase de esta complicación cutánea, puede ser tratado de la siguiente manera:

1. Establecer inmediatamente un cronograma detallado de cambio de posición de la persona: esto significa que deber ser movida cada 15 minutos de una posición a otra.

Además, el área en que se ha empezado a desarrollar la escara debe ser completamente aislada. En añadidura, los pacientes pueden hacer uso de almohadones o aditamentos necesarios para liberar presión de las llagas existentes. Estos almohadones consisten en una gran variedad de artículos de espuma, aire, o agua a presión, que amortiguan y protegen la zona de la piel afectada.

Si la escara avanza de la primera a la segunda etapa, el traslado a un centro médico especializado es algo imperativo. En este punto, la mayoría de casos requieren de atención dedicada, monitoreo constante y tratamiento agresivo por parte de profesionales de la salud: muchas residencias no cuentan con el personal o con las instalaciones necesarias para tratar adecuadamente este tipo de complicaciones.

En esta segunda etapa, las escaras o llagas pueden ser tratadas sin necesidad de entrar al quirófano. Muchos doctores prescriben soluciones salinas para limpiar delicadamente el área afectada. Aún sabiendo que en este punto la cirugía no es indispensable, un gran número de pacientes necesitarán un tipo de tratamiento especial para tratar las heridas conocido como desbridamiento.
¿Qué es desbridamiento? Es un proceso en el que el médico hace uso de un bisturí para remover el tejido muerto. Nuestro cuerpo reacciona inmediatamente a él tratando de curarse a sí mismo: el objetivo de este tratamiento es incrementar la circulación de la sangre, mejorar el estado del tejido infectado y estimular su regeneración. Como paso siguiente al mismo, se requiere un seguimiento exhaustivo y riguroso.

La verdad es que las escaras son mucho más fáciles de prevenir que de curar. Sin embargo, si se logra pillarlas en sus primeras etapas, es más sencillo que las familias tomen conciencia del problema y presionen para que se le brinde un mejor tratamiento al paciente antes de que el problema se salga de control.
El hecho de que los familiares de un ser querido se mantengan al tanto de los cuidados que éste recibe, es algo muy bueno y altamente recomendable. No obstante, si usted hace un seguimiento de la situación para asegurarse de que su familiar sigue las recomendaciones señaladas más arriba, las posibilidades de una recuperación satisfactoria y sin complicaciones son mucho mayores.

Para más información acerca de la prevención de escaras (llagas de presión), hacernos llegar una consulta de su caso, o saber cómo entablar una demanda relacionada en New Jersey o Pennsylvania, haga click en los siguientes enlaces:

Abogados Expertos en Escaras e Información de Demandas Relacionadas en NJ
Abogados Especializados en Maltrato y Negligencia Médica de NJ