Formas simples y creativas de prevenir escaras (o llagas) en las residencias

No ha pasado mucho tiempo desde que Jack Halburn, uno de los abogados más respetados en la materia, publicaba una historia del New York Times concerniente a la prevención de escaras (o llagas de presión) y a cómo algunas residencias especializadas en el cuidado de personas mayores ahora cuentan con todo un equipo decidido a finiquitar este problema de una vez por todas.

Una de las frases del mencionado artículo que más llamó mi atención es aquella que decía “la prevención de escaras es el tipo de trabajo que requiere 24 horas, todos los días, durante todo el año”.
¡Y desde luego que es así! Lo que nos lleva a una inquietante pregunta: ¿por qué la mayoría de residencias no ven las cosas desde esa perspectiva?

En una brillante acotación al respecto, a continuación enunciaremos las soluciones “más creativas y de bajo costo” que están empezando a ser implementadas por estos centros para luchar contra la aparición de escaras.
Por ejemplo, una residencia luterana ubicada en Fort Wayne, Indiana, ha desarrollado un equipo enfocado en este problema que mantiene a los residentes en constante movimiento para evitar la aparición de estas llagas de presión:

1. Los trabajadores de la lavandería ahora se aseguran de que la ropa de los residentes tenga la talla adecuada para que no genere problemas de limitación en su movimiento.

2. El personal encargado de la cocina ha aumentado la dosis diaria de proteínas en las comidas para mejorar la alimentación. Además, se ha cambiado el sistema en que éstas se sirven: ahora se hace en forma de buffet para incitar a que los residentes estén en continuo movimiento en vez de sentados en un sólo lugar.

3. El salón de belleza ahora reubica a sus clientes mientras se les hace un peinado o se les arregla el cabello. Así se evita que estén sentados en una misma posición por mucho tiempo.

Estos cambios son muy simples pero extremadamente efectivos… y no necesitan fondos extra o tecnología de avanzada para ser implementados en lugares donde el dinero no es precisamente lo que sobra: no hay pretexto para no llevarlos a cabo.

Sin embargo, para aquellos centros especializados en el cuidado de personas mayores que poseen los recursos para invertir en productos orientados a la prevención de escaras, David’s Place en Nebraska es un gran ejemplo de cómo usar la tecnología en beneficio de los pacientes.
Esta residencia ha adquirido recientemente colchones hechos a base de espuma de alta densidad para reducir la presión en determinadas áreas. Aquí también se usan cremas que protegen de la humedad en aquellas personas que sufren de incontinencia, ayudándoles a reducir el contacto prolongado de la orina con su piel.

Una vez más, estos cambios son sumamente sencillos y extremadamente efectivos en lo que respecta a la reducción de escaras en el cuidado de personas mayores. Lo único que se necesita es un poco de esfuerzo y una pizca de creatividad.
Y aunque estas sugerencias puede que no terminen completamente con este problema, creo que las familias de los pacientes se sentirían mucho mejor sabiendo que la residencia está tomando en serio todo este tema para mejorar el cuidado brindado a sus seres queridos.

Para más información en lo que respecta a escaras (llagas de presión) y maltratos en el cuidado de personas mayores, haga click en los siguientes enlaces:

Escaras (o llagas de presión)
Maltrato y Abuso en Residencias