Cómo prevenir y/o tratar las escaras (llagas de presión)

La presencia y desarrollo de escaras (o llagas debidas a presión) en una persona mayor o en algún familiar postrado en cama puede ser una desagradable experiencia. Este tipo de complicaciones cutáneas son muy dolorosas y a menudo requieren de varios meses de tratamiento antes de que se curen completamente. Además, las escaras pueden resultar fatales si no se les brinda el cuidado necesario a tiempo.
Por consiguiente, es de suma importancia que los familiares del paciente se involucren concienzudamente en todo el proceso.

La lista que se presenta a continuación ofrece consejos prácticos para el tratamiento de llagas de presión. Los familiares además pueden usarla como un indicador para determinar si su ser querido está recibiendo el tratamiento adecuado en la residencia o por parte del staff médico que lo tiene a su cargo. En añadidura, le animo a que lea la información correspondiente a los derechos legales de un paciente con escaras (presente debajo de la siguiente lista).

La aparición de estas complicaciones cutáneas es una clara señal de negligencia en la residencia o en el centro médico. Tenga presente que la ley está de su lado, y usted está en todo su derecho de obligar a esas instituciones a hacerse responsables por el dolor y el sufrimiento que le han causado a uno de sus familiares.

Métodos de Tratamiento de Escaras

1. Manténgalo en Movimiento
Idealmente, un paciente que presenta escaras debería ser cambiado de posición cada 15 minutos para evitar una excesiva presión sobre la llaga. Si esta frecuencia no es posible (como en aquellos casos en que el paciente debe permanecer inmóvil), esta operación debe llevarse a cabo por lo menos cada dos horas. Asimismo, el interno debería ser colocado en una posición en la que la escara no experimente presión alguna.
Colchones especiales, espumas amortiguadoras o sillas acolchadas podrían ayudar a que su ser querido esté más cómodo durante el proceso de reposición.

2. Consérvela Limpia
La escara debería ser limpiada con alguna solución salina y envuelta con vendajes especiales (oclusivos). Estos vendajes oclusivos son una especie de gasas transparentes que se adhieren herméticamente a la herida y se pueden encontrar en cualquier farmacia local.
Asimismo, el vendaje debería permanecer unos días antes de ser cambiado: si se le cambia a menudo, inhibirá el proceso de curación natural que posee el cuerpo humano y la herida no cicatrizará apropiadamente.

3. Aliméntelo Correctamente
La mala nutrición es un factor común en los pacientes con escaras. Esta condición contribuye enormemente a la fragilidad y fácil magulladura de la piel. Para incitar a que el cuerpo reaccione favorablemente a la curación, el interno debe ingerir grandes cantidades de proteína, tomar suplementos de 500mg de Vitamina C dos veces al día (previa consulta con su médico de cabecera) y beber 8 vasos de agua diariamente para prevenir la deshidratación.
Está comprobado que los pacientes que se nutren adecuadamente no sólo mejoran más rápido, sino que también se vuelven menos propensos a presentar escaras en un futuro.

Derechos Legales de un Paciente con Escaras

Tanto las residencias especializadas en el cuidado de personas mayores como los hospitales tienen normativas específicas destinadas a prevenir la formación de escaras en sus pacientes. Por tanto, si éstas aparecen en algún momento, no sería algo descabellado afirmar que alguien no está siguiendo las reglas impuestas.
Este tipo de complicaciones cutáneas suelen ser tan inaceptables que las compañías de seguros a menudo se niegan a pagar a los médicos por su respectivo tratamiento.

La razón es más sencilla de lo que parece: las escaras son más fáciles de prevenir que de curar. En la mayor parte de los casos, estas llagas de presión sólo son el resultado de descuido o negligencia.
Afortunadamente, las compañías de seguros no son las únicas que están adoptando medidas en contra de este comportamiento tan irresponsable: los pacientes con escaras y sus familiares ahora acuden al sistema judicial para que se responsabilice a los hospitales e instituciones especializadas por el dolor y sufrimiento que han causado a una persona. Y aunque estos centros insistan una y otra vez en que las escaras son algo inevitable incluso bajo las circunstancias más idóneas, nada puede estar más alejado de la verdad.

Cómo Conseguir Ayuda

Su primera prioridad debe ser el bienestar físico de su ser querido. Una vez que se encuentre estable y reciba el tratamiento y atenciones que se recomiendan en este artículo, usted debería ponerse en contacto con un abogado especializado en negligencia médica para exponerle su caso particular.
En el Estudio de Abogados Mininno, contamos con un equipo único de profesionales legales y médicos que trabajan conjuntamente para analizar cada aspecto de su demanda relacionada con la aparición de escaras (llagas de presión). Nuestro staff de profesionales de la salud responderá todas las preguntas que usted pueda tener, mientras que nuestro equipo de expertos abogados lucha concienzudamente por sus derechos ante un jurado.

Para ponerse en contacto inmediatamente con alguna de nuestras enfermeras diplomadas, llame totalmente gratis al teléfono (877) 642-7376 o llene el formulario de contacto ubicado en la esquina superior izquierda de alguna de las siguientes páginas:

Abuso, Descuido y Negligencia Médica
Aparición de Escaras o Llagas de Presión