El 25% de las residencias no aprueban la revisión trimestral

A mediados del mes de diciembre, el gobierno federal dio a conocer un nuevo sistema de medición utilizado para ayudar a los ciudadanos a averiguar la calidad de atención que reciben sus familiares en el centro a cargo de su cuidado.
Este sistema resultó de mucha utilidad, pues gracias a él la ciudadanía tiende cada vez más a tomar decisiones acertadas en lo que concierne a la elección de la institución en la que residirán sus seres queridos.

Bajo este nuevo sistema, una calificación de 5 estrellas significa que las condiciones de una residencia están “muy por encima del promedio”; 4 estrellas indica que están “encima del promedio”; 3 estrellas denota que están “en el promedio”; 2 estrellas quiere decir que están “por debajo del promedio”; y 1 estrella advierte que están “muy por debajo del promedio”: las calificaciones asignadas son actualizadas trimestralmente.
El Senador Herb Kohl de Wisconsin aseveró que este nuevo procedimiento ayudará enormemente a promover la transparencia, algo que “es clave cuando se trata de la calidad de una institución”.

Desafortunadamente, junto con el progreso en la toma correcta de decisiones a la hora de pensar en una residencia para nuestros seres queridos, también resulta inquietante enterarse de que casi un 25% de la totalidad de instituciones similares del país han recibido la calificación más baja otorgada por el gobierno federal: 1 de 5 estrellas.
El hecho de haber obtenido un resultado tan bajo tiene mucho que ver con el alto porcentaje de pacientes que desarrollaron escaras o llagas de presión en sus primeros 90 días de internamiento, y con el número de residentes cuya capacidad de movilidad empeoró sensiblemente luego de ser admitidos.

Y es que cuando estos centros no cuentan con el personal suficiente, están saturados, o las personas contratadas no están bien entrenadas, los resultados pueden ser catastróficos. En aquellas situaciones donde no se le presta suficiente atención al paciente, las escaras o llagas de presión y la disminución de la capacidad de movilidad no se hacen esperar.
Cuando se trata de proteger a sus seres queridos, le pedimos que ponga toda su atención en este sistema federal de calificación.

Alice Hedt del Insititute for Nursing Home Reform afirma lo siguiente:

Nuestra primera recomendación para los clientes probablemente sería que deben evitar internar a sus familiares en cualquier residencia calificada con 1 ó 2 estrellas, e incluso con 3 estrellas, a no ser que la persona en la que ellos confían pueda convencerles de que este ranking no se ajusta a la realidad o no significa nada.

Sin embargo, este sistema de calificación por sí solo no resulta suficiente para escoger la institución más segura. Al respecto, la Sra. Hedt añade que “nada debería sustituir el hecho de tener que visitar una residencia en repetidas ocasiones antes de tomar una decisión”.

Si usted se encuentra en proceso de encontrar una institución que se haga cargo del cuidado de un familiar, le recordamos que preste mucha atención a este sistema federal de calificación.
Ahora bien, si usted ya tiene un ser querido en alguna residencia, no olvide que debe ir a visitarlo y revisar cómo van las cosas constantemente: las escaras o llagas de presión son lesiones que pueden poner en riesgo hasta su vida.

Si alguno de sus familiares presenta este tipo de complicaciones cutáneas debido a la falta de cuidado por parte del personal, contacte inmediatamente a un abogado para remediar la situación lo antes posible.

Enlaces de utilidad:

Profesionales en Casos de Escaras o Llagas de Presión